Bea, ésta siempre será tu casa

Bea Maroto ha comenzado otra aventura de vida alejada de APASCOVI. ‘La Maroto’ ha sido durante 20 años trabajadora social de esta casa y a su profesionalidad no se le puede poner ni un pero. Su buen hacer, su sonrisa, su compromiso y su trato amable eran sus sellos. Bea, has dejado huella.

Ha querido compartir con toda la familia de APASCOVI una carta muy entrañable que esperamos que la disfrutéis un montón y seguro que a más de uno se os deslizará alguna lagrimilla.

Bea, ésta siempre será tu casa. Ya te estamos echando de menos. Mucha suerte. Y recuerda que te queremos mucho y que todos te recordamos con mucho cariño.

Hoy hace 20 años que inicié mi andadura en APASCOVI y hace casi un mes del momento en el que fui consciente de que mi aventura aquí llegaba a su fin.

Fue en la fiesta sorpresa de Nieves por su jubilación, todos los asistentes estábamos emocionados por ella, pero yo además de por ella, fue porque ahí me di cuenta de que la siguiente en decir adiós era yo… y sinceramente me derrumbé.

En estos 20 años ha habido mil y una anécdotas ya que yo he trabajado en muchos de los centros de APASCOVI: Residencia, Centro de Día, Centros Ocupacionales, PCPI y Fundiscap. Recuerdo una de las primeras anécdotas, por ejemplo, cuando no notifiqué una incidencia de ruta y una usuaria se bajó en otra parada que no era la suya y Tere me dijo al día siguiente por el pasillo: “Beatriz menos risas y más seriedad”. Yo casi me desmayo. Con el paso de los años me dijo: “Marotillo nunca llegarás a ser jefa con el carácter que tienes, a lo máximo que puedes aspirar es a ser Directora de Sonrisas”. Yo me sentí como si me hubieran dado una subida de sueldo, ¿se puede tener mayor reconocimiento? Para mí, no… ¡Ese es el mayor premio!

Si tengo que quedarme con un momento de estos 20 años es cuando “mi Nacho” me propuso hacer los derbis serranos solidarios entre el CUC Villalba y el CD Galapagar y conseguimos vender todas las entradas y una importante recaudación para la Fundación. En ese momento se movilizaron muchas personas para que aquello saliera adelante y lo viví con mucha emoción. Impliqué a familiares y amigos como en otras ocasiones y ¡todos respondieron de forma maravillosa!

Cuando empecé a venir a Cádiz y me pedía algún día libre para disfrutar del carnaval. Tere me decía: “Marotillo….diles a los gaditanos que vas de ida y vuelta, ¿eh? Que no se crean que te vas a quedar allí”. Yo nunca me hubiera imaginado hace 10 años o más que Tere era una adelantada y veía venir lo que nosotros no podíamos ni intuir. Yo me veía jubilada en APASCOVI, pero el destino ha querido que iniciemos una nueva aventura en Cádiz.

Quiero dar las gracias a las familias que he conocido y tratado en todos estos años, me habéis enseñado tanto que he sido una privilegiada por compartir vuestras experiencias, porque confiarais en mí como profesional; sin duda siempre os llevaré en el corazón con admiración, sois un ejemplo de lucha y valentía.

Gracias a nuestros chicas y chicos de los centros, por las vivencias compartidas en estos años, en las vacaciones, en el día a día… me habéis enseñado el verdadero valor del cariño y la lealtad.

Gracias a la Dirección General y al Patronato que en su día apostaron por mí, me hicieron creer que podría ser una buena profesional y me dieron alas para ello. Me han demostrado que soy muy valorada y querida en la entidad.

Gracias a mis compañeros y compañeras por enseñarme tanto, por la calidad humana que demostráis cada día, por las experiencias vividas, os admiro tanto…. Me llevo AMIGOS y AMIGAS de por vida que me van a acompañar siempre por muchos km. que nos separen, estoy convencida. No os puedo decir a todos que en Cadiz tenéis vuestra casa porque si no “mi Nacho” se divorcia de mí… jijiji… pero sabéis que ¡podéis contar conmigo siempre!

No puedo olvidarme de mi propia familia, de mis padres, hermanos y sobrinos, que han apoyado siempre mis locuras y han hecho posible que cumpliera mis sueños de la mano de Nacho, gracias por tanto amor.

A todos, familias, personas usuarias, Dirección General, Presidenta, compañeros y compañeras, personal de rutas, a mi familia, os deseo todo lo mejor, permaneced unidos para seguir avanzando, siempre juntos, como hasta ahora. Yo nunca olvidaré lo afortunada que he sido en APASCOVI.

La Maroto no se acaba aquí… Soy tan protagonista que esto no es una despedida, esto es un punto y seguido. Nos encontraremos muy pronto, ¡seguro!

Feliz vida

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.