APASCOVI en persona: Mª Ángeles Rodríguez, directora técnica del COFOIL de Colmenarejo

APASCOVI EN PERSONA

Nombre: Mª Ángeles Rodríguez Seijas

Puesto que ocupa: Directora Técnica del COFOIL (Centro Ocupacional de Formación, Oportunidades e Inserción Laboral) de Colmenarejo de la Fundación APASCOVI

Años en la entidad: Más de 25 años. Comenzó como voluntaria en 1995.

Preguntas de ámbito más profesional:

¿Qué supone APASCOVI en tu vida?

APASCOVI es una pieza clave y fundamental en mi vida ya que mi vinculación fue muy temprana. Comencé siendo una joven adolescente y aquí he pasado ya varias etapas de mi vida. Por ello tengo que reconocer que dentro de la organización he crecido tanto profesional como personalmente. Aquí he conocido a personas que han sido y son partícipes de algunos de los acontecimientos más importantes de mi vida, y estoy segura de que seguirán participando en otros muchos.

¿Qué sentimiento predominante te produce APASCOVI?

Como trabajadora vocacional que soy la palabra APASCOVI me produce un sentimiento de responsabilidad, cariño y afecto por todos los usuarios con los que trabajo día a día. 

Una imagen que represente a APASCOVI.

Las sonrisas que recibo a diario, al abrir las puertas de mi centro, de todas las personas que hacen uso de este servicio. Esa es la imagen que mejor representa a la Fundación.

Una palabra que defina a APASCOVI.

Constancia, sin lugar a dudas. Gracias a esta constancia se han conseguido grandes metas, atendiendo a las necesidades, expectativas y capacidades de cada persona atendida a lo largo de toda su vida.

Lo que más te enorgullece de APASCOVI

Ser partícipe y poder ayudar a las personas creyendo en ellas, en su capacidad para crecer, trabajar y superar las adversidades.

Lo que mejorarías de APASCOVI

Siempre hay que estar en continua mejora. Ese no ‘conformarse’ es lo que da solidez a la estructura impulsando proyectos e ideas con el objetivo de que nuestros usuarios tengan la mejor atención posible, contando con los máximos recursos tanto humanos como técnicos.

¿Qué deseas para el futuro de APASCOVI?

APASCOVI es un referente en la zona, debemos construir un futuro más humano y seguir promoviendo la plena integración en nuestra sociedad de las personas con otras capacidades.

El mejor momento que has vivido en APASCOVI para recordar.

Tengo un maravilloso recuerdo de todas esas vacaciones y actividades que he realizado como voluntaria en mis primeros años. He disfrutado haciendo disfrutar a las personas con las que he compartido momentos de ocio que son más que recuerdos.

Y el peor, para olvidarlo.

Las pérdidas humanas que hemos tenido a lo largo de todos estos años siempre han supuesto momentos muy difíciles. Aunque las de este año agudizan ese dolor por no haber podido despedirnos, ni acompañar a nuestros usuarios en los momentos más duros. Esta situación tan dramática nos ha permitido empatizar más con el trabajo y el sufrimiento de los compañeros que estuvieron más cerca de las personas que el Covid nos arrancó.

La decisión más difícil que has tenido que tomar…¿Acertaste?

El día que me propusieron coordinar el Centro Ocupacional. Fue una decisión complicada de tomar ya que conllevaba mucha más responsabilidad de la que hasta ese momento estaba ejerciendo. No sé si acerté aceptándola, pero en todo momento he intentado dar todo de mí haciendo mi trabajo lo mejor que he sabido y sé.

Preguntas de ámbito más personal:

¿Qué ha aprendido en esta pandemia?

Al principio me costó muchísimo cambiar las rutinas diarias, imagino que como a todo el mundo. Intentar transmitir tranquilidad y sosiego tanto a las familias como a los usuarios fue todo un reto. Estamos acostumbrados a trabajar de tú a tú y la lejanía se nos hizo algo cuesta arriba, pero nos hemos dado cuenta de la gran capacidad que han tenido todas las personas del centro para adaptarse a esta nueva forma de vivir. Tengo que decir que las personas con las que trabajamos son un ejemplo a seguir en la aceptación a las normas que tenemos que acatar en esta nueva normalidad.

¿Y APASCOVI?

APASCOVI se tiene que llevar de este mal sueño que la unión hace la fuerza. Durante esos primeros meses de pandemia no hubo dudas de que todos teníamos que ir a una y dar todo el apoyo a nuestra residencia y viviendas. Y no tengo ninguna duda de que así fue, se intentó cuidar y apoyar todo lo que se pudo tanto a los usuarios como a los profesionales que estuvieron al frente del trabajo más duro. 

Si a APASCOVI le tocase el euromillón, que adquiriría…

Seguramente se destinaría a nuevas instalaciones. De hecho muchas de las subvenciones recibidas han sido para mejorar, acondicionar o ampliar los centros. El de Colmenarejo mejoró sus instalaciones hace unos años y las personas que podemos disfrutar de estos espacios estamos muy agradecidos por la mejora.

Si fueses parte del Gobierno, qué medida tomarías para mejorar la inclusión

Escuchar más a las personas sería sin duda la primera iniciativa que llevaría a cabo. Hay que intentar hacer la vida, en general, más accesible, ya que en ocasiones complicamos las cosas sin necesidad y eso es porque no pensamos en las personas que tenemos a nuestro lado.

Una anécdota que quieras contar

Tengo infinidad sobre todo de la época en la que me iba de vacaciones y de las actividades con el club de ocio. Mis primeras vacaciones con APASCOVI son las que con más cariño recuerdo. Era una joven inexperta y tengo que reconocer el esfuerzo que realizaron mis compañeros para que esa ‘aventura’ fuera lo más grata posible, además de dar las gracias por la confianza que en mí depositaron desde la Fundación.

Aunque hay anécdotas que con el tiempo te gustaría olvidar como aquella en la que estando de vacaciones y queriendo disfrutar de un baile en una discoteca nos negaron el acceso por ‘ser personas con discapacidad’, pero esas experiencias también te enseñan, y mucho.

Una canción… y por qué

“Madre tierra” de Chayanne es una de las canciones que más hemos escuchado en el centro. Cada vez que tenemos oportunidad la ponemos. Tiene un mensaje estupendo, que deberíamos tener muy presente: “Disfruta las cosas buenas que tiene la vida …”.

Una comida… y por qué

Tengo que reconocer que me encanta comer, y me resulta difícil decantarse por algo en concreto… aunque un buen jamón podría ser una muy excelente elección, acompañado de un buen vino, por supuesto. Eso sí, lo que más disfruto es cuando se comparte con familia y amigos, experiencia que tanto se echa de menos en los momentos que estamos viviendo. ¡Ya queda menos!    

Un destino

Málaga. Es una ciudad que me tiene enamorada. Intento todos los años pasar unos días allí, me encanta como ciudad, como playa y su gastronomía me fascina. Mi sueño es, una vez que mi vida laboral finalice, retirarme a las costas malagueñas para descansar y disfrutar a diario de su encanto.

Una frase que te defina:

Me defino como una persona paciente y constante y con un carácter afable. He ido poco a poco realizándome como persona y como profesional.

Añade cualquier cosa que quieras comentar

Me siento muy orgullosa de poder abrir todos los días las puertas de mi centro recibiendo a las personas con las que trabajamos con mi mejor sonrisa. Hay días complicados, pero el entorno que nos rodea en Colmenarejo es maravilloso y hace que el trabajo sea muy ameno y agradable.

Quiero agradecer a todas nuestras familias que día tras día ponen a ‘a uno de los suyos’ en nuestras manos y creen en nuestro trabajo, confiando en nosotros hasta el final. Y no puedo olvidarme del equipo que tiene el centro. Es estupendo. Siempre a mi lado y realizando un trabajo excepcional.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.