Entradas

La viceconsejera de Políticas Sociales y Familia destaca la colaboración entre empresas, entidades y Administración para trabajar por las personas más vulnerables

La Comunidad de Madrid ha defendido la necesidad de seguir impulsando la colaboración y el trabajo conjunto entre empresas, entidades sociales y Administración para conseguir una atención social de excelencia y adecuada a las demandas de los ciudadanos. “Tenemos la obligación compartida de trabajar juntos para ser más eficaces y ofrecer las mejores soluciones en los plazos más breves posibles a las personas que más nos necesitan”, ha asegurado la viceconsejera de Políticas Sociales y Familia, Miriam Rabaneda, durante su intervención en los Premios Valor Social 2018 de la Fundación Cepsa.

La viceconsejera ha querido señalar que la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha varias iniciativas enfocadas a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y sus familias, así como la inclusión de menores y la inserción sociolaboral de jóvenes en riesgo de exclusión de nuestra región.

Así, en el ámbito de la atención a las personas con discapacidad, la Comunidad de Madrid es referente en España, por el alto grado de especialización de sus recursos y por ser la única Comunidad Autónoma que presta esta atención de forma gratuita. Las personas con discapacidad y sus familias disponen de una Red de Atención con casi 24.300 plazas especializadas y un centro pionero, el Centro Regional de Coordinación y Valoración Infantil (CRECOVI), en el que las familias pueden solicitar, a la vez, hasta tres procedimientos de valoración diferentes (discapacidad, dependencia y atención temprana), sin tener que ir de un centro a otro.

Igualmente, la Comunidad de Madrid dispone, entre otros recursos, de un Programa de prevención y atención a la infancia en situación de vulnerabilidad social, integrado por 49 centros (1.890 plazas) que ofrece a menores de entre 6 y 17 años un espacio preventivo de formación y ocio saludable donde se trabajan sus necesidades sociales, educativas y académicas, disminuyendo de este modo las situaciones riesgo de estos menores y procurando que tengan acceso a un mayor número de oportunidades. Este servicio se presta precisamente en colaboración con dos de las entidades premiadas, Fundación Tomillo y Fundación Esperanza y Alegría.

 

EL VALOR DEL VOLUNTARIADO 

La viceconsejera de Políticas Sociales y Familia también ha querido recordar a las más de 330.000 personas y 1.200 entidades sociales que se dedican al voluntariado en la Comunidad de Madrid, ofreciendo de una manera totalmente altruista su tiempo y esfuerzo para mejorar las condiciones de vida de las personas que más lo necesitan.

El año 2017, el Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó su Estrategia de Voluntariado 2017-2021, en la que se incluyó, como un objetivo prioritario, la colaboración activa con el tejido empresarial para el desarrollo de la responsabilidad social corporativa. La Estrategia de Voluntariado de la Comunidad de Madrid supone una alianza con los agentes sociales, entidades de acción social, organismos públicos y privados y todas aquellas orientadas al interés general, en el compromiso conjunto de construir, entre todos, una sociedad madrileña más cohesionada.

“Nuestro compromiso, el compromiso del Gobierno regional, es que Madrid siga siendo un lugar en el que todas las personas tengan oportunidades para construir libremente su proyecto de vida”, ha dicho Miriam Rabaneda.