Los hermanos de personas con discapacidad: el presente y futuro de APASCOVI

“Comprender que no somos únicos” y “tener más espacios como éste para compartir nuestras experiencias” fueron dos de las conclusiones a las se llegó en el acto “Familia y discapacidad: los hermanos” que tuvo lugar el pasado viernes 13 de abril en la Casa de Cultura Asunción Balaguer de Alpedrete y que se enmarca dentro de la programación especial que APASCOVI ha organizado con motivo de su 40 aniversario.

“Los hermanos son el presente y el futuro de APASCOVI, era nuestra asignatura pendiente el hacer un acto de este tipo”, dijo la directora general, Teresa Sánchez, tras comprometerse a organizar un encuentro anual de estas características.

Alrededor de varias mesas y con la orientación de un moderador (Paco, de la Residencia; Nieves, del Centro Ocupacional de Colmenarejo; Reyes, del Centro Ocupacional de Collado Villalba; y Cristina, también de Villalba), los hermanos debatieron y compartieron sus experiencias que luego se plasmaron en unas conclusiones. Además, también se formó una mesa de personas con discapacidad que hablaron de la relación que mantienen con sus hermanos.

Juan García y Rocío Calleja condujeron un acto que inauguró la concejala de Servicios Sociales de Alpedrete, María Luz Sancho, y en el que también participó Sonia Morago, que como responsable de Fundiscap, expuso a los presentes las labores de este servicio tutelar una vez que los padres se hacen mayores y las personas con discapacidad siguen necesitando protección y cuidados.

Las conclusiones

En el apartado de “Sentimientos encontrados”, las conclusiones fueron de “fastidio al asumir la situación” y “sentirse sobrepasado”. También se habló de “vergüenza entre los amigos” y sentimiento de “injusticia, envidia e indefensión social”.

En cuanto a las responsabilidades, los presentes concluyeron en que “se asume la responsabilidad de forma natural”.

Sobre “Cómo me ha influido socialmente”, aseguraron que “son más sociables”, “les hace abrirse a otras personas”, “ayudan más a la familia” y les “ha obligado a madurar “. También ha influido en “las relaciones de pareja” y “lo ven como un miembro más de la familia con total naturalidad”.

“Valorar ás el tener acceso a lo que cada uno elija”, “sentirse feliz con muy poco”, “valorar pequeñas cosas” y “el cariño y dar utilidad a tu vida” fueron las conclusiones del apartado “Enriquecimiento personal”.

Por su parte, la mesa formada por personas con discapacidad también dieron su opinión sobre sus hermanos, con quien “les gusta salir a pasear, hacer deporte, salir, hacer cosas…”, en definitiva “pasar mucho tiempo con ellos” porque “nos han proporcionado respeto, confianza, amor…”.

 

La carta de un hermano

Para concluir, se leyó una carta de Javier Velázquez, cuyo hermano David es usuario de la Fundación APASCOVI:

“Lo que me ha condicionado a mí mi hermano en mi vida con un problema de discapacidad.
Buenas tardes a todos los asistentes al acto. Es una pena no poder asistir al encuentro de todos los hermanos pero la obligación y la distancia por mi trabajo me impide estar allí. Aún así, David Velázquez, mi hermano, sabe que va en mi corazón vaya y esté dónde esté y que es mi alegría en mis momentos más tristes.
Para mí, personalmente y desde mi punto de vista, no estoy de acuerdo con la palabra “condiciona” ya que creo que estos niños son un regalo que te da la vida. Cuando nacen y pasan los primeros días, sobre todo a nuestros padres se les viene el mundo encima porque es algo nuevo, diferente pero ahí está la magia. Lo que desconocemos es que no nos condiciona la vida, al revés, para mí es el mayor regalo que cada año pueda estar a mi lado y que tendré para el resto de mi vida.
Según pasan los días, yo, personalmente, me da igual que no sepa leer, defenderse, escribir, lo más importante es que tiene un corazón que no le cabe en el pecho y que siempre lo dan todo con su cariño y atención permanente a sus seres queridos.
Para mí que haya nacido así no es ningún problema, al revés, le hace diferente y exclusivo al resto con su gracia, salero, sus puntos que tiene y su sonrisa permanente.
Para mí, mi hermano es mi corazón; ahora que no puedo disfrutar tanto de él, me faltan sus abrazos, sus besos, nuestras tonterías como hermanos.
Además, por su experiencia, desde que empezó los colegios siempre ha destacado por su simpatía y sociabilidad, prueba de ello lo puede dar Apascovi. Yo he ido a festivales, a excursiones, al fútbol, y que te digan “tu hermano es un bomba, me meo con él”, para mí es un orgullo, porque eso vale más para mí que si hubiera nacido sin nada.
En definitiva, para nada lo ha condicionado, al revés lo ha agrandado a mejor, porque para mí mi hermano va a misa y mi familia lo sabe; él está delante hasta de mis novias y muchas se han ido porque no respetan nada en esta sociedad.
La gente desconoce y critica, pero estos niños son lo más humilde y buenas personas que pueda haber. Ojalá todos fuéramos como ellos.

Nada, decirte que siento no poder acompañarte, ya sabes porque. ¡Qué sigas igual, no cambies porque eres único! A nuestra familia no nos condicionas, para nosotros eres lo más grande.

Un beso muy grande, 
te quiero hermanito”.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *